Archivo mensual: diciembre 2011

Una mirada crítica a las ciudades de conocimiento

Por Dalia Nuit Roncancio R

Bióloga

Estudiante Maestría en Medio Ambiente y Desarrollo

Para empezar a entender una ciudad de conocimiento es necesario saber qué es una ciudad desde un punto de vista conceptual.

Según Vásquez-Barquero (2005, citado por Acosta, 2011), una ciudad se ha convertido en el espacio preferente para el desarrollo de las economías. La proximidad de empresas y de actores facilita los intercambios en buenas condiciones económicas; la diversidad del sistema productivo potencia la dinámica económica; la interacción entre las empresas y actores facilita las negociaciones y los acuerdos entre ellos, así como la difusión de la información y del conocimiento; y la concentración de recursos humanos e institucionales, unida a la presencia de servicios a las empresas convierten a las ciudades en espacios para la creación y difusión de las innovaciones, estimulando el aprendizaje de la cultura emprendedora y competitiva por parte de los individuos y las organizaciones.

Por otro lado Nel. Lo (2002, citador por Acosta, 2011) expone que la ciudad, además, es el lugar de interacción por excelencia. Los lugares de encuentro de los decisores económicos, políticos, culturales y sociales; de los artistas, diseñadores, técnicos, investigadores, profesionales y trabajadores que están normalmente, en la ciudad. En ella se localizan las oficinas de las administraciones y las sedes de las empresas en las que se toman decisiones de inversión, los centros de formación y de investigación, los centros de emprendimiento, los recintos feriales y de exhibición de productos, los lugares de ocio y de la cultura. La ciudad es un espacio de relaciones e intercambios que permite la formación de redes a través de interacciones culturales, económicas, sociales, científicas y políticas. Las relaciones de red reducen la incertidumbre y facilitan los intercambios, por lo que garantizan mejores resultados económicos a las empresas y sistemas productivos locales.

Entendiendo ahora sí, desde una mirada conceptual que es una ciudad y que se genera en ella, se puede conocer el concepto de la ciudad del conocimiento, la cual se puede resumir de la siguiente manera: La ciudad del conocimiento se puede definir como un medio creador e innovador conformado por un gran sistema de estructuras sociales, institucionales, organizativas, económicas y territoriales que crea condiciones para la generación continua de sinergias (Castells y Hall, 1994; citado por Acosta, 2011), entre actores públicos, privados y universidades, para el desarrollo de nuevas industrias y de nuevos servicios que incorporan conocimiento y creatividad del más alto valor agregado, a partir del conocimiento generado en los sistemas de educación, ciencia y tecnología, a través de infraestructuras de investigación y desarrollo, y de la capacidad creadora de la respectiva cultura. (Acosta, 2011)

Pero que tanto se tiene en cuenta la cultura en todo este proceso? Si bien es un boom que se está viviendo ahora, y que es necesario para el progreso de las ciudades, será que de verdad se está tomando en cuenta las culturas que integran la ciudad o simplemente es una forma acelerada de buscar el progreso económico y capitalista de la misma para atraer más inversión extranjera y generar avances y confort para ellos?. La idea de tener estos progresos suena fenomenal, pero si de verdad existiera una igualdad social, en donde todos los integrantes de una ciudad tuvieran los mismos recursos y oportunidades, funcionaria de maravilla, pero en la realidad eso no ocurre.

Estas ciudades de conocimiento son limitadas ya que su plataforma está casi siempre reducida a una base digital, de nuevas tecnologías, a las cuales solo los que tiene conocimiento de estas pueden acceder y por tanto generar nuevas tecnologías que ayuden al progreso de la ciudad en todos sus aspectos. Además como lo plantea Prince K, et al (citado por Romero y Del Valle, 2008) la ciudad digital debe alinearse con los paradigmas de la Sociedad del Conocimiento: la convergencia de cada cosa, persona u organización, de cada parte de la sociedad, con las características que describen y guían los cambios en este pasaje de la era industrial a la era digital. Porque eso es lo que está viviendo la sociedad hoy en día, un cambio vertiginoso de tecnología, innovación y conocimiento abrumador, de la cual no todas las ciudades y sociedades están preparadas.

Lo cual lleva a que las actuales coyunturas mundiales exigen una renovación en los estudios y prácticas sobre la interfase entre redes electrónicas y ciudades. Debido a que surgen nuevos conceptos, nuevas nociones y las ciudades comienzan a ser vistas como medios innovadores, tanto para sus ciudadanos como en relación a las regiones circundantes y a sus países de pertenencia. Estas ciudades como medios innovadores significan desarrollo, progreso e integración a la Sociedad del Conocimiento (Finquelievich 2007, Prince 2004; citados por Romero y Del Valle, 2008).

Pero de verdad están preparadas las ciudades, en especial las que los economistas llaman del tercer mundo o subdesarrolladas? La verdad, el camino que estas ciudades deben recorrer es muy largo y aunque existe la teoría y la intensión de llevarlas a cabo les va tomar mucho tiempo, dinero, coyuntura y unión de todos los sectores para hacerlas realidad, aunque ya existen modelos y pinitos de desarrollo de estas ciudades, es apenas el comienzo y el camino es lo más importante en el logro de estas ciudades de ensueño en donde todos los ciudadanos puedan tener oportunidades para generar, crear y poner en marcha ese conocimiento.

Referencias bibliográficas

PUERTAS, ACOSTA. Jaime. 2011. Ciudades de américa latina en la sociedad del conocimiento. Experiencias de investigación, innovación y creatividad. Revista en línea ARENOTECH, julio 2011.

ROMEIRO, Patricia; MÉNDEZ GUTIÉRREZ DEL VALLE, Ricardo. 2008. Las ciudades del conocimiento: revisión crítica y posibilidades de aplicación a las ciudades intermedias. Scripta Nova. Revista Electrónica de Geografía y Ciencias Sociales.  Barcelona: Universidad de Barcelona, 1 de agosto de 2008, vol. XII, núm. 270 (50). <http://www.ub.es/geocrit/sn/sn-270/sn-270-50.htm&gt; [ISSN: 1138-9788]

Generación de conocimiento ambiental en la ciudad región del Eje Cafetero.

Por: Gonzalo Zuluaga López
Alumno Maestría en Medio Ambiente y Desarrollo.

El Eje Cafetero visto desde el panorama de una región construida para la generación de conocimiento requiere un análisis desde diferentes perspectivas, tanto políticas, económicas y sociales como desde el ámbito ambiental. Es en torno a la integración de estas miradas en la planificación desde donde se pueden observar las distintas coyunturas y determinantes para la sustentabilidad de un proyecto territorial de generación y construcción de conocimiento con el objetivo de determinar sus necesidades y potencialidades de desarrollo.

El desarrollo del Eje Cafetero y de la ciudad-región que hoy reconocemos se articula en la “ linealidad metropolitana” de la conurbación Manizales-Pereira-Armenia, avanza jalonado por el comercio espontaneo que se propicia por las necesidades básicas de su población y el floreciente ritmo económico que se ha inyectado en la última década con el auge del ecoturismo; Allí se encuentran también fuentes de desarrollo en las empresas e industrias localizadas aleatoriamente en la región y en núcleos de conocimiento abanderados por las universidades., Todo ello integrado permitiría más fácilmente apreciar un panorama más cercano a la construcción territorial de conocimiento.

Sin duda alguna la perspectiva política influye en la construcción del conocimiento en el contexto del Eje Cafetero en la medida en que los tres Departamentos que conforman la eco-región, generan autónoma -y a veces autárquicamente- programas y planes de desarrollo estructurantes, sin tomar en cuenta procesos y dinámicas que superan los límites político-administrativos. Esta realidad pone en evidencia las dificultades para tomar medidas acordes y coherentes con el medo físico que comparten, donde las cuencas de los ríos y el potencial hídrico desde donde se abastecen la mayoría de los acueductos municipales, entre otros temas de naturaleza regional, son comunes entre ellos. En este mismo sentido se expresan las necesidades de abastecimiento de productos de la canasta básica, el manejo de residuos sólidos, y en general, las infraestructuras y equipamientos metropolitanos que no solo propician ahorro de recursos, sino que ponen en una perspectiva más lógica la ordenación del territorio.

Ha sido común entender que los Departamentos de Caldas, Quindío y Risaralda, deban adelantar sus planes de desarrollo y adelantar los estudios y análisis de sus necesidades y políticas de inversión para sus infraestructuras independientemente, pero esto no ha sido posible ni siquiera desde el contexto ambiental, a pesar de algunos procesos de integración de las corporaciones ambientales. El manejo de planes independientes y la orientación sectorizada que se propone para distintos frentes, hace que muchos programas sean estériles, ya que se debe empezar a generar el desarrollo de conocimiento socio-ambiental conjunto. Así sucede, por ejemplo, con el renglón turístico. El trabajo conjunto entre gobierno, empresarios, academia y sociedad, debería permitir avanzar en la evaluación de estrategias comunes e integrales que redunde en el mejor aprovechamiento del potencial turístico con el que cuenta la región pero partiendo de la cualificación y protección desus potencialidades ambientales.

Pero exactamente, aun no se conoce y tampoco se desarrollan planes de evaluación para conocer el impacto que la sociedad produce en el medio ambiente en su conjunto, con el que se pueda organizar el territorio y llegar a la visión compleja que propone Acebedo (2010) en la construcción de territorios del conocimiento, en donde la planeación física debe reconocer los proyectos críticos en donde se desarrollan procesos de innovación, aprendizaje y asociatividad, para convertirlos en verdaderos territorios inteligentes, sustentados en la participación ciudadana, la promoción de  redes de proyectos socioproductivos comprometidos con el medio ambiente y la ecología del paisaje.

La generación de estrategias para conquistar paradigmas basados en el Policentrismo, tal y como los describe Acebedo, nos permite conocer un enfoque del urbanismo en el cual la generación de proyectos urbanos inteligentes de carácter endógeno redundan en mayor equilibrio social, calidad de vida y sustentabilidad ambiental.

La ciudad región del Eje Cafetero debe incorporar el concepto de territorio del conocimiento a partir de la suma de conceptos en donde el espacio genera y recoge el aporte del conocimiento y la sociedad. Acebedo (2010) describe la metáfora del calidoscopio, en donde el territorio del conocimiento está compuesto por el espacio, el tiempo, la innovación y el movimiento; bajo estas premisas nos permite identificar un territorio, donde la región del Eje Cafetero en un espectro de tiempo deberá generar innovación a partir de la sinergia de distintos actores con el fin de alcanzar sostenibilidad, gobernabilidad, productividad y equilibrio social.

La Ciudad Región del Eje cafetero, deberá profundizar en áreas fundamentales de I+D, con el fin de realizar un uso sostenible de la biodiversidad, lograr el aprovechamiento y preservación de los recursos hídricos, desarrollo de investigación en ciencias de la salud y estudios referidos a la paz y la cohesión social, como lo describe el programa de políticas públicas- Colombia Construye y Siembra Futuro 2008.

Referencias bibliográficas:

Acebedo Restrepo, Luis Fernando. (2010). Territorios del conocimiento en la Ecoregión Eje Cafetero. Calidoscopios a partir de tres espejos de representación: Sociedad + Espacio + Conocimiento. Tesis para optar el título de Doctor en Urbanismo, Instituto de Urbanismo, Universidad Central de Venezuela, Caracas.

Colciencias. (2008). Colombia construye y siembra futuro. Política Nacional de Fomento a la Investigación y la Innovación. Documento para la discusión. Bogotá. Disponible en: http://www.colciencias.gov.co/centro_recursos/colombia-construye-y-siembra-futuro-pol-tica-nacional-de-fomento-la-investigaci-n-y-. Consultado el 24 de noviembre de 2011.